Archivos del Autor: Carmen Domingo

Barcelona, la ciudad que no quiere a los turistas

Barcelona, la ciudad que no quiere a los turistas

El concejal de Ciutat Vella denuncia en las redes sociales que los vecinos han tenido que ‚Äúsufrir‚ÄĚ a los visitantes

M√°s de dos a√Īos sin ellos, sin turistas, digo.

No descubro la sopa de ajo si digo que si la pandemia ha atacado con fuerza a alg√ļn sector ha sido al del turismo (la restauraci√≥n y lo que lleva de la mano, puestos de trabajo incluidos, andan tambi√©n en ese gremio). Pues bien, parece que al final renace el turismo en nuestra ciudad y esta Semana Santa, tanto hoteles como apartamentos tur√≠sticos, a pesar de un tiempo m√°s que regular, han colgado el cartel de completo. Las cifras, han dicho los implicados, rondaban un 90 por ciento de ocupaci√≥n, recuperando los niveles de antes del Mobile 2020.

Continuar leyendo

‚ÄėReivindicar el pasado no puede ser rancio‚Äô

‚ÄėReivindicar el pasado no puede ser rancio‚Äô

Hola, soy Carmen Domingo, periodista en la secci√≥n de Opini√≥n de EL PA√ćS y escritora. Escrib√≠ este art√≠culo en respuesta a esa izquierda posmoderna que llama ‚Äėneorrancios‚Äô a la izquierda tradicional

Hace unos d√≠as asist√≠ a una comida en la que nos junt√°bamos antiguos compa√Īeros del colegio y del instituto. Ni que decir tiene que hace m√°s de 40 a√Īos que dejamos aquellas aulas lo que, echen cuentas, el evento me retrotrae a los ochenta. Nada mal.

Continuar leyendo

Normalidad, solo en agresiones sexuales

Normalidad, solo en agresiones sexuales

Un informe del Cl√≠nic establece que el 58% de las agresiones sexuales a mujeres se produjeron en un domicilio y que en el 55% de las j√≥venes agredidas de menores de 25 a√Īos hubo una sumisi√≥n qu√≠mica previa

Parec√≠a que la normalidad iba a estar de vuelta a nuestras vidas en breve. Parec√≠a, pasados casi dos a√Īos, que al fin podr√≠amos relacionarnos como antes de aquel ya lejano marzo de 2020, irnos de copas, quedar con amigos, entrar, salir‚Ķ y no. Bueno, en realidad la normalidad de anta√Īo no ha regresado en l√≠neas general, pero s√≠ lo ha hecho, por desgracia, en violencia machista.

Continuar leyendo

No cancela quien quiere, sino quien puede

No cancela quien quiere, sino quien puede

Lo políticamente correcto se está convirtiendo más en un instrumento con fines antidemocráticos, que en un instrumento en defensa de minorías y de vulnerables, en algo más peligroso que solidario

La frase del t√≠tulo no es m√≠a, se la escuch√© a Ana Iris Sim√≥n hace unos d√≠as en un podcast. Hac√≠a referencia a la cultura de la cancelaci√≥n, que tan de moda est√° en estos √ļltimos tiempos, en la que los autodenominados jueces de lo pol√≠ticamente correcto, desde un determinado sector que se proclama de izquierda, se abalanzan, por lo general en redes sociales, contra una persona por emitir una opini√≥n distinta a la que ellos esperan, que suele ser, a su juicio, no favorable a un colectivo que se presenta como vulnerable.

Continuar leyendo

¬ŅSe puede incumplir una sentencia?

¬ŅSe puede incumplir una sentencia?

¬ŅCu√°l habr√≠a sido la reacci√≥n si la justicia no hubiera dado la raz√≥n a la familia que ped√≠a un 25% de clases en castellano? Se hubiera presentado como una victoria del Govern y del independentismo

La situaci√≥n que tiene lugar en Catalu√Īa estos d√≠as como consecuencia de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalu√Īa, lo que todos conocemos ya como el caso de Canet nos deber√≠a llevar hacia una reflexi√≥n que va m√°s all√° de lo ling√ľ√≠stico y que hace pensar en la falta de conciencia de lo que significa un Estado de derecho, de lo que son los derechos democr√°ticos, por no decir que nos hace pensar que nos encontramos ante un sector de la sociedad que con sus quejas roza lo antidem√≥crata. Sin embargo, no es una situaci√≥n end√©mica de Catalu√Īa, por desgracia se viene repitiendo a lo largo y ancho de nuestra geograf√≠a.

Continuar leyendo

Buena gente que camina

Buena gente que camina

Hoy Madrid está un poco más huérfano, como huérfanos estamos todos sus amigos, todos los que la queremos y la admiramos

Yo no hab√≠a cumplido treinta a√Īos cuando conoc√≠ a Almudena Grandes. Rompi√≥ uno de esos famosos encierros suyos que hac√≠a cada vez que quer√≠a concentrarse y escribir una de sus estupendas novelas, porque quiso presentar el que fue mi primer ensayo. Fue en Rivas-Vaciamadrid, era invierno y hac√≠a mucho fr√≠o. Almudena lleg√≥, no lo olvidar√© jam√°s, con esa melena suya negra al viento y un abrigo de piel rojo y su presencia llen√≥ la librer√≠a Muga. No nos conoc√≠amos hasta ese momento y nos hicimos amigas ese mismo d√≠a. Fue f√°cil. Tras la presentaci√≥n unos vinos, unas tapas y literatura, pol√≠tica, feminismo, m√°s pol√≠tica‚Ķ Y a partir de entonces Madrid no era Madrid si no pasaba por su casa, y as√≠ para m√≠ Madrid acab√≥ siendo Almudena, en realidad para m√≠ Madrid siempre ser√° Almudena.

Continuar leyendo