Archivos del Autor: Lidia Falcón O'Neill

Carta abierta a doña Cayetana Álvarez de Toledo

Carta abierta a doña Cayetana Álvarez de Toledo

Me refiero a que V. parece ignorar que la seña de identidad de la socialdemocracia internacional es establecer un Estado opulento, que construyó después de la II Guerra Mundial, con el que sostiene un gran entramado de servicios públicos en la sanidad, la educación y los servicios sociales, para mantener el cual impone una carga fiscal muy superior a la que rige en España, especialmente para las clases adineradas. Ese ha sido el régimen económico de los Partidos Socialdemócratas alemán, sueco, finés, danés, noruego, durante más de medio siglo.

Público (26.04.2020)

¿Qué es la izquierda? (IV). El síndrome de Estocolmo.

¿Qué es la izquierda? (IV). El síndrome de Estocolmo.

El populismo se ha presentado, desde la obra de Laclau, como la única alternativa a una izquierda trasnochada, envejecida e instalada obsesivamente en la queja; recordemos que Pablo Iglesias llamó “pitufos gruñones” a los comunistas. Y estos lo aceptaron sumisamente, suplicando indignamente que les permitieran estar al servicio de Podemos.

Crónica Popular (25.04.2020)

Los pactos del engaño

Los pactos del engaño

Como dice Juan Torres “La orquesta del Titanic nunca tuvo tantos músicos como ahora”. Si el MF no despierta de su sueño de mantenerse apolítico y no toma partido por las alternativas feministas que desde diversas formaciones de izquierda y del Partido Feminista se están haciendo, un día despertará y el  dinosaurio no estará ahí, sino que se lo comerá.

Público (18.04.2020)

Europa unida y querida

Europa unida y querida

En Europa dominan las grandes corporaciones de todos los sectores de producción, además de la industria militar y el capital financiero. Los dirigentes políticos están a su servicio, cumpliendo las órdenes que reciben. El Capital no tiene corazón, ni conmiseración ni piedad ni solidaridad con las clases trabajadoras. Y como dice Warren Buffet esta lucha la está ganando. Al parecer, ni siquiera las crisis económicas y las guerras repetidas entre los países europeos al final del siglo XX y el principio del XXI han enseñado a los dirigentes políticos ni a los ideólogos de izquierda a conocer los poderes económicos y políticos que dirigen esta Unión Europea, que tiene poco de Unión y mucho menos de solidaria.

Público (9.04.2020)