Archivos del Autor: Pasqual Esbrí

De camaleón a cocodrilo

De camaleón a cocodrilo

A estas alturas, después de cinco años de “prusés”, es obvio que la supuesta izquierda catalana (representada por los Comunes, lo que queda IC, los nacionalestalinistas de Nuet y, como no, los sindicatos de “clase”) está constituyendo un valioso balón de oxígeno para el secesionismo. En esta ímproba labor, sus equivalentes a nivel nacional no les van a la zaga. Sin su aportación de ambigüedad, cuidadosamente calculada, el secesionismo ya haría tiempo que estaría en el más absoluto de los aislamientos. Un viejo luchador por la democracia y el socialismo, como es Paco Frutos, no hace mucho bordó la definición de toda esa panda con un sustantivo de honda raigambre popular: palanganeros.

Rebelión (24.10.2017)

 

Los pijos al asalto del Palacio de Otoño

Los pijos al asalto del Palacio de Otoño

Pero los pijos no estaban solos. Dos sindicatos, supuestamente anarquistas, CNT y CGT, habían decidido declarar una huelga general como lacayos objetivos de la oligarquía catalana. No me gusta evocar a los muertos, pero no puedo menos que pensar en Buenaventura Durruti. Rememoremos. El 6 de octubre de 1934, en una situación con demasiadas analogías con la actual, mientras la UGT chaqueteaba con la performance, la CNT negó su apoyo al acto de sedición, ya que a lo que aspiraba era a la revolución social

Crónica Popular (11.10.2017)

¿Gobierno de «izquierdas» o gobierno de reforma?

¿Gobierno de «izquierdas» o gobierno de reforma?

En definitiva, las más que probables próximas elecciones son de la mayor trascendencia para Cataluña. Pueden determinar, para bien o para mal, el porvenir de los ciudadanos catalanes durante bastantes años. Si no se aprovechara la debilidad con la que saldrá el nacionalismo del berenjenal en el que nos ha metido, para llevar a cabo la política de reformas aludida, sería un error inconmensurable. Y hay quien dice que a veces un error es peor que un crimen.

Rebelión (27.04.2017)

Un Gibraltar del Vaticano

Un Gibraltar del Vaticano

En el bajo clero catalán siempre ha habido una connivencia con el nacionalismo. Conchabados con el carlismo en el XIX, vivieron la esquizofrenia que significó el franquismo, en la medida que nunca habían gozado de tantos privilegios. En cuanto a la jerarquía… pues depende. Cuando soplan vientos al parecer favorables, ¿por qué no soñar con un Gibraltar, aunque sea sin monos?

Rebelión (8.03.2016)