Comunicado desde la Izquierda sobre Meridiana Sin Cortes

Comunicado desde la Izquierda sobre Meridiana Sin Cortes

Las organizaciones y entidades firmantes, enmarcadas en el √°mbito progresista, democr√°tico y de izquierdas, apoyamos la convocatoria del pr√≥ximo viernes 15 de enero de la plataforma vecinal Meridiana Sin Cortes

Las organizaciones y entidades firmantes, enmarcadas en el √°mbito progresista, democr√°tico y de izquierdas, apoyamos la convocatoria del pr√≥ximo viernes 15 de enero de la plataforma vecinal Meridiana Sin Cortes.

Defendemos sin ambages el derecho de manifestaci√≥n y de libre expresi√≥n, as√≠ como el respeto a todas las opiniones y opciones pol√≠ticas. Consideramos, de la misma manera, que toda reivindicaci√≥n pol√≠tica es leg√≠tima si se plantea pac√≠fica y democr√°ticamente, con absoluta independencia de la mayor o menor simpat√≠a que dicha reivindicaci√≥n pueda despertarnos. Sin embargo, y con la misma claridad y contundencia, tenemos tambi√©n que decir que todo derecho debe ejercitarse dentro de los l√≠mites marcados por el respeto a los derechos, igualmente respetables y leg√≠timos, de terceras personas, que no tienen por qu√© sufrir ni tolerar una conculcaci√≥n sistem√°tica y continuada de los mismos.

En ese sentido, consideramos que los continuos cortes de tr√°fico en la Avenida Meridiana que tienen lugar desde hace 14 meses, protagonizados por un grupo muy peque√Īo de activistas del ultranacionalismo secesionista con la absoluta protecci√≥n y aquiescencia del Govern de la Generalitat y la colaboraci√≥n hip√≥crita del Ayuntamiento de Barcelona, no constituyen un acto de pac√≠fica manifestaci√≥n ciudadana ni de libre expresi√≥n de leg√≠timas reivindicaciones pol√≠ticas, sino una deliberada estrategia de imposici√≥n y de intimidaci√≥n contra el conjunto de la ciudadan√≠a, tanto la que comparte como la que no esas supuestas reivindicaciones, as√≠ como una intolerable agresi√≥n contra derechos b√°sicos: contra los derechos b√°sicos a la libertad de movimientos, al trabajo, al descanso y a poder hacer su vida normal de las miles y miles de personas ‚Äďla inmensa mayor√≠a pertenecientes a clases populares y trabajadoras‚Äď que deben desplazarse diariamente por dicha arteria por motivos de trabajo, de las que deben recibir atenci√≥n m√©dica en los diversos equipamientos m√©dicos de la zona, y de las que viven en los barrios trabajadores que la misma atraviesa, que son las que soportan directamente este cotidiano suplicio.

Como hombres y mujeres de izquierdas, implicados en mayor o menor medida en una larga tradici√≥n de luchas vecinales, pol√≠ticas o sindicales, somos perfectamente conscientes de que el ejercicio de ciertos derechos b√°sicos como el de manifestaci√≥n o el de huelga ‚Äďconquistas hist√≥ricas del movimiento democr√°tico y de las organizaciones sociales y pol√≠ticas de izquierdas‚Äď puede comportar, en muchas ocasiones, un cierto grado de perturbaci√≥n de otros derechos leg√≠timos como el de la libre circulaci√≥n o el de libre desempe√Īo de actividades econ√≥micas. Pero dicha perturbaci√≥n debe ser siempre transitoria y proporcionada, no puede ser indefinida ni indiscriminada ni convertirse en una forma de coacci√≥n antidemocr√°tica por parte de una minor√≠a radicalizada contra la generalidad de la ciudadan√≠a. Ni, much√≠simo menos todav√≠a, ser utilizada torticeramente por una parte de los propios poderes p√ļblicos, bajo el disfraz de ‚Äúespont√°nea movilizaci√≥n ciudadana‚ÄĚ, para tratar de sobrepasar sus leg√≠timas potestades constitucionales ni su √°mbito legal de competencias.

Y, finalmente, reivindicamos el car√°cter absolutamente transversal, plural, popular y espont√°neo del movimiento que trata de recuperar la normalidad democr√°tica y ciudadana en el entorno de la Avenida Meridiana de Barcelona. Rechazamos su patrimonializaci√≥n por parte de ning√ļn partido ni asociaci√≥n de derechas ni de izquierdas, y denunciamos que cualquier intento de hacer creer lo contrario constituye un acto de desinformaci√≥n y una mentira deliberada por parte de quienes sostienen una concepci√≥n excluyente y totalitaria de la pol√≠tica. Nadie hay tan fascistacomo quien pretende hacer creer que todos los que no piensan como √©l son fascistas. Nadie que trate de expulsar a los dem√°s de los espacios p√ļblicos, f√≠sicos ni simb√≥licos, ni de imponer servidumbres de paso a quienes no acaten su voluntad o no compartan sus ideas, puede pretender honestamente que lucha por las libertades ni reivindicar para s√≠ la condici√≥n de dem√≥crata.

Por la libertad, por la convivencia ciudadana, y por el libre ejercicio de todos nuestros derechos y libertades, reivindicamos bien alto y claro: Las calles son de todos y de todas. Meridiana sin Cortes.

ACP – ASEC/ASIC – LR (enero, 2021)