Archivos del Autor: Antonio Santamaría

Tensiones y contradicciones en el independentismo

Tensiones y contradicciones en el independentismo

En definitiva, en el corto plazo no se aprecian, al menos por la parte de la presidencia de la Generalitat, signos encaminados a recoger las propuestas de Pedro Sánchez para rebajar la tensión y alcanzar algún tipo de vía de negociación para satisfacer algunas de las reivindicaciones del nacionalismo catalán. Todo parece indicar que el conflicto se prolongará durante mucho tiempo. Sin embargo, también todo apunta a que ahora sus eventuales desarrollos serán desfavorables al movimiento secesionista. Por las contradicciones de su relato, por sus tensiones internas que amenazan su unidad y por su estrategia de querer mantener la tensión y el enfrentamiento con el gobierno español en contra de las aspiraciones de gran parte de la sociedad catalana.

El Viejo Topo (5.07.2018)

El rearme del nacionalismo español

El rearme del nacionalismo español

Así pues, uno de los efectos perversos de la deriva del movimiento secesionista catalán ha sido reactivar al nacionalismo español. Todo apunta a la consolidación de una infernal dinámica acción/reacción donde a un bloque identitario se opone otro, sin que en ninguno de ellos se aprecie la más mínima voluntad de tender puentes, sino más bien de enconar el conflicto en los términos guerracivilistas de vencedores y perdedores. Una pésima noticia para la convivencia en términos de igualdad y fraternidad de los pueblos de esta piel de toro.

El Viejo Topo (25.05.2018)

Entre un solo pueblo y la tercera Cataluña

Entre un solo pueblo y la tercera Cataluña

Bassets propugna, como Josep Maria Vallès, la emergencia de una tercera Cataluña con el objetivo de romper con la actual dinámica frentista excluyente y con la capacidad para “incluirlas a ambas”. Ahora bien, esta propuesta, noble y encomiable, carece de un sustento político e ideológico por parte de las izquierdas federalistas y acaso también por las sectores autonomistas del catalanismo, ya que ambos parecen haber sido devorados por los extremos más fundamentalistas de esas dos Cataluñas

El Viejo Topo (30.04.2018)