Archivos del Autor: Félix Ovejero

Palabras hinchadas y pensamientos confusos

Palabras hinchadas y pensamientos confusos

El autor analiza cómo los mimbres retóricos del populismo se incrustan en la sociedad hasta el punto de que la palabrería impide ver lo que de verdad subyace

Las palabras ampulosas acostumbran a acompañar -cuando no a preceder- los momentos más encanallados de la política. No se busca convencer sino expulsar y estigmatizar y, para decirlo con Machado, “todo resulta tenebrosamente claro”. Así está el mundo, no solo el nuestro, y me temo que a estas alturas resultaría ingenuo reclamar un drenaje que, a buen seguro, mejoraría los tratos entre ciudadanos. De momento me contentaría con que en la Universidad no suceda lo mismo. Muchas veces no las tengo todas conmigo.

El Mundo (9.07.2019)

Ejercicios recreativos de geometría política

Ejercicios recreativos de geometría política

El autor subraya que parte de las actuales contraposiciones entre izquierdas y derechas confirman cómo la inercia psicológica se impone a la reflexión; el celofán es el mensaje

Una pista: el ideario más reaccionario, en sentido literal, el que nace como reacción frente a Ilustración y la Revolución francesa, se sostiene en un único principio: las fronteras políticas se han de sostener en identidades. Ni se redistribuye ni se vota con los diferentes.

El Mundo (8.06.2019)

De los pobres y los pijos

De los pobres y los pijos

Los “otros catalanes” llegaban como llegan hoy tantos sin papeles, inseguros de sus derechos y derrotados. Incluso asumían la calificación -en su propio país- de “emigrantes”, esto es, de extranjeros. Algo que no sucedía en otros destinos españoles: nadie emigra desde Zaragoza a Madrid. Los nativos se encargaron de recordarles que no eran verdaderos catalanes, que, si acaso, tenían la obligación moral de “integrarse”, que no eran ciudadanos plenos. Se crearon pseudoproblemas (qué es ser catalán) y se dignificaron entelequias metafísicas (“el catalanismo”). Y ellos, que con Franco nunca había sido ciudadanos, acabaron por creérselos. La anomalía no había muerto con Franco.

El Mundo (4.04.2019)

La diversidad, ¿una bendición?

La diversidad, ¿una bendición?

La igualdad se pone en peligro cuando las lenguas se utilizan como filtros arbitrarios para el acceso a las posiciones sociales y laborales. Una precisión: la igualdad que importa es la de todos los ciudadanos. Por eso no vale acotar la unidad de valoración a las autonomías. El problema, con serlo, no es que por no saber catalán muchos mallorquines no puedan trabajar como médicos en un hospital público o como músicos en la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares, sino que no puedan hacerlo sevillanos o vascos. La igualdad deja de serlo si solo se contabiliza la igualdad de unos cuantos. La igualdad no se parcela.

El Mundo (6.03.2019)