Archivos del Autor: Lidia Falcón O'Neill

La izquierda contra el engaño del catalanismo

La izquierda contra el engaño del catalanismo

Es hora, pues, de reivindicar la construcción de un modelo de sociedad en el que todos nos podamos realizar, individual y colectivamente, no solo sin renunciar a nuestros signos de identidad sino consiguiendo que éstos formen parte del perfil propio de los signos de identidad de Cataluña

[Artículo conjunto de Lidia Falcón, Santiago Trancón y Julio Villacorta]

El Común (19.09.2022)

El Teatro del Barrio que honra su profesión

El Teatro del Barrio que honra su profesión

Cuando la jueza María Servini admitió la querella y comenzó a actuar se encontró con la negativa absoluta a cooperar de la justicia española. Sería farragoso reproducir aquí las resoluciones de las sucesivas instancias judiciales repitiendo que el denunciado no había cometido el delito de genocidio, ya que no se trataba de eliminar a ningún grupo de personas ni sector social por su etnia o raza. No se mencionó por su adscripción ideológica o política. Que tampoco se podían ya perseguir los delitos cometidos antes de 1977, en que se aprobó la Ley de Amnistía, que olvidaba para siempre los crímenes de la dictadura.

Diario 16 (28.03.2022)

La Batalla de Cádiz

La Batalla de Cádiz

El capitalismo ha decidido hundir en la miseria a los trabajadores para que se rindan a la patronal. Se “deslocalizarán” las empresas, se eliminarán puestos de trabajo, se rebajarán los salarios, todos los empleos serán eventuales, y los niveles de renta descenderá hasta hundir en la pobreza a la mayoría de la población, si las clases trabajadoras no se dan cuenta de que la lucha de Cádiz es la lucha de todos y de todas. Y se volverá a cumplir la profecía de Brecht: cuando vayan a por los demás ya no habrá nadie para defenderlos.

El Común (23.11.2021)

El moritorio de las residencias en Cataluña

El moritorio de las residencias en Cataluña

El Capital considera mercancía todo lo vendible, incluyendo a los seres humanos –la historia de la esclavitud es suficiente demostrativa-, pero el caso de los ancianos, los más vulnerables después de los niños, es el escándalo más grave que estamos viviendo, en este país que llaman democrático, del continente más rico y avanzado del mundo, perteneciente a la Unión Europea, paladín de la defensa de los derechos humanos

Diario 16 (13.09.2021)