Archivos del Autor: Lidia Falcón O'Neill

La izquierda satisfecha

La izquierda satisfecha

Y en Catalunya Podemos articula un confuso discurso que no se pronuncia ni por la independencia ni por la Federación, que no muestra ninguna seguridad ni firmeza en sus postulados, unas veces manifestándose con los independentistas y otras haciendo declaraciones contra la conducta del gobierno catalán, manteniendo una actitud de superioridad intelectual y ética que les da derecho a criticar a todos sin pronunciarse por nada. El resultado de las elecciones autonómicas últimas fue la pérdida de tres escaños y la ulterior dimisión del portavoz Xavier Doménech.

Público (15.01.2019)

Elecciones en Andalucía

Elecciones en Andalucía

Al mismo tiempo, esa estrategia ridícula de Adelante Andalucía haciendo hincapié en el andalucismo como si regresáramos a los años setenta, que ha llevado incluso a prohibir en sus actos electorales todas las banderas que no fueran la andaluza, y despreciando el discurso de lucha de clases, ha perturbado y disgustado a las clases trabajadoras, que son la base electoral de la izquierda, que siempre se han sentido internacionalistas. Sin que se entienda semejante táctica, como si las reivindicaciones de los independentistas catalanes hubiesen contaminado la ideología y el programa de las fuerzas de izquierda andaluzas.

Público (18.12.2018)

El fascismo, el peor mal

El fascismo, el peor mal

Llamar presos políticos a los dirigentes independentistas que desde el gobierno de la Generalitat, utilizando los fondos del Estado, durante años estuvieron agitando a la población con demandas de separación del resto de España en contra de la Constitución y las leyes vigentes; que aprobaron la secesión de Cataluña en el Parlament, quitándole la palabra a la oposición; que organizaron un ridículo referéndum semi clandestino e impulsaron a algunos seguidores a armar algaradas y a enfrentarse con la policía, es ciertamente una afrenta a los resistentes antifascistas que durante cuatro décadas nos arriesgamos, y sufrimos, a la tortura, la cárcel y la muerte por exigir libertades democráticas

Crónica Popular (15.12.2018)

La Constitución que tenemos

La Constitución que tenemos

Adjudicar por tanto a esta Constitución tantos méritos y colmarla de elogios no corresponde más que a la campaña de imposición continuada que los poderes del país: económicos, políticos, religiosos y mediáticos, llevan realizando ininterrumpidamente cuarenta años. Al fin y al cabo, esto es mejor que el franquismo.

Y que, desgraciadamente, dada la sumisión de la ciudadanía y la falta de coraje de las organizaciones de izquierda, se impone sobre la verdadera crítica que se merece.

Público (8.12.2018)