Derechos torcidos

Derechos torcidos

En definitiva, la pretensi√≥n de poseer el derecho de decidir unilateralmente la relaci√≥n de Catalu√Īa con el resto de Espa√Īa (una relaci√≥n, por definici√≥n, excluye la unilateralidad) no puede sostenerse razonablemente al no poder fundamentarse en una hipot√©tica situaci√≥n de sojuzgamiento colonial ni nada que se le parezca, pese a los histri√≥nicos rasgamientos de vestiduras por supuestos expolios fiscales, que casi nadie se atreve ya a esgrimir ‚ÄĒaunque seguramente puede haber margen para aumentar la equidad en este punto‚ÄĒ, o por las declaraciones extempor√°neas (o as√≠ consideradas por parte interesada) de tal o cual ministro, o por decisiones del gobierno central tan tremendamente lesivas para la ‚Äúcohesi√≥n social‚ÄĚ de Catalu√Īa como ¬°aumentar el n√ļmero de horas de lengua castellana en primaria de dos a tres semanales!

[Este art√≠culo recoge el parecer de la ASEC/ASIC sobre el denominado “derecho a decidir”]

Rebelión (20.09.2016)